Agua en el Desierto | De regreso a nuestra Patria
1046
post-template-default,single,single-post,postid-1046,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

De regreso a nuestra Patria

DE HOSPITAL EN HOSPITAL.

Llegamos a nuestro país a mitad de julio pasado e inmediatamente se suscitaron situaciones de salud en nuestra familia extendida que requirieron nuestra atención y presencia. Hospitalizaciones por varias razones:

  • Una cirugía.
  • Sesiones de quimioterapia. 
  • Un infarto.
  • Un nacimiento.
  • Una complicación por cirugía.
  • El desenlace de una enfermedad terminal.

En medio de esas situaciones dimos gracias a Dios por poder estar aquí y acompañar a nuestra familia un poco más de cerca.

 

DOS TERREMOTOS Y MILES DE REPLICAS

Nos ha tocado vivir dos terremotos de alta intensidad durante el mes de septiembre -las réplicas se cuentan por miles- en el más fuerte, sentimos que la casa se venía abajo, surgieron muchas fisuras en las paredes sin daño estructural en la vivienda pero de igual manera decidimos mudarnos a otra casa.

La escuela de nuestros hijos suspendió clases por dos semanas debido a la reparación de los daños en el inmueble -muchas escuelas resultaron afectadas severamente, cuyas instalaciones no se pudieron seguir usando.

Tuvimos oportunidad de unirnos a las brigadas de apoyo a los damnificados por parte de la Cruz Roja y otros organismos que solicitaron ayuda para armar despensas para las zonas más afectadas y también acompañando a grupos a algunas de esas zonas rurales.

¡Una experiencia increíble ver la solidaridad de la gente!

No Comments

Post A Comment